domingo, 11 de septiembre de 2016

Macho que se respeta: El celular

  1. No usa IPhone, usa Android o cualquier feature phone.
  2. No usa celular blanco, ni de colores; su celular y su funda son negros.
  3. No hace referencia a la marca ("tengo un iPhone") sino a sus características técnicas ("es un exynos octa").
  4. No usa protector en forma de libreta, usa funda o bumper.
  5. Nunca lleva el celular en las manos, las manos siempre las tiene libre para cualquier imprevisto.
  6. No le pone stickers, menos para disimular la rotura de pantalla.
  7. No se toma selfies, usa celular sin cámara frontal.
  8. No lo usa para simular una conversación y mucho menos usa el celular como espejo.
  9. No usa su foto como fondo de pantalla, menos usa la figura de un gato.
  10. No lo guarda entre calzoncillo y el pantalón, lo guarda en el bolsillo o en la cintura como si fuera su pistola.
  11. Coger el celular, verificar la llamada y responder no le toma más de 2 segundos, no usa patrón de bloqueo.
  12. Siempre tiene espacio disponible en la memoria.
  13. Nunca paga más por el audífono que por el celular.
  14. No usa audífonos blancos, ni de colores, los audífonos son negros.
  15. No usa audífonos grandes como orejeras, usa audífonos in-ear.
  16. Nunca, pero nunca, muerde el cable del audífono cuando contesta una llamada.


martes, 30 de agosto de 2016

Mi compadre Manuel

El primo Manuel es todo un personaje dentro de mi familia, yo le debo una especial estimación y tengo el orgullo de ser su compadre.

Mi compadre Mamuel es padre de 11 hijos, sí amigo blogleyente, no ha leído mal, son 11 como los jugadores de un equipo de fútbol; claro que no todos hombres, pero entre hombres y mujeres completan esa cifra; a veces me digo a mí mismo “tengo que hablar más con mi compadre” pues yo con Elmito me hago muchos problemas y a veces siento que la responsabilidad de ser padre me sobrepasa.

Pero no, no amigo blogleyente, no vaya a llevarse una mala impresión de mi compadre Manuel, ni se le ocurra considerarlo abusivo o irresponsable por el trabajo que representaría para una madre lidiar con semejante descendencia; los once hijos son en cuatro canales diferentes, léase 4 esposas, con las que mantiene una relación muy cordial. Ricardo Badani a su lado es un niño de pecho.

Varios matrimonios vuelven sabio a un hombre, es como vivir varias vidas.  


El primo Manuel es resistido por sus cuñadas, las esposas de sus hermanos, pues lo consideran una mala influencia para sus esposos, pero todos sabemos que un hombre que nunca ha sido una mala influencia para sus amigos fracasó como mejor amigo.

Por estas y otras razones, cada vez que lo veo, además del saludo acostumbrado, siempre aprovecho para dirigirme a los que nos rodean y decir en voz alta “cuando sea grande, voy a ser como él”.



martes, 2 de agosto de 2016

Entrenando para los 50 Km.

Los días 28 y 29 son feriados en el Perú que celebra un año más de su Independencia, los peruanos aprovechamos para realizar un viaje, reunirnos con amigos o simplemente para pasarla en familia.

Debido a que mi suegro está en el hospital, mi esposa fue a visitarlo y me dejó a cargo de Elmito, el 28 la pasamos jugando y en la tarde fuimos a comer hamburguesas, el 29 desde temprano estuvo con ganas de ir al parque y quedamos en que iríamos en la tarde.

Luego de almorzar:

Elmito: ¡Ya papá, vamos al parque!
Elmo: Ya, anda cámbiate de pantalón y ponte las zapatillas.

(al cabo de un rato regresa vestido)

Elmito: ¡Ya vamos papá!
Elmo: ¡Listo vamos! (mientras cogía una casaca para él y un chaleco para mí).

El parque que quería visitar queda a unas 40 cuadras, por lo que al salir de casa para llegar a la avenida principal se encontró con unos niños jugando al fútbol en la calle y se puso a jugar con ellos, el partido de fútbol terminó cuando la madre de los niños los llamó “entren a la casa ya jugaron suficiente”.

Elmito: ¡Ahora si papá, vamos al parque!

Llegamos a la avenida principal e hice el ademán para detener una combi para que nos llevara al parque. La combi se detuvo y esperaba que subiéramos, solo los peruanos sabemos cómo son de porfiadas las combis peruanas, si por el cobrador fuera, te carga y te sube:

Elmo: ¡Vamos Elmito, sube!
Elmito: No papá, vamos caminando.
Elmo: El parque está lejos.
Elmito: Nooo, vamos caminando.

La situación era de postal, yo agarrado del estribo, el chofer de la combi esperando que subiéramos, el cobrador se había bajado y mantenía abierta la puerta, Elmito me jalaba de la mano insistiendo en que vayamos caminando. Le indique a la combi que siguiera su camino.

Y fuimos caminando. En el camino Elmito corrió, saltó, se cayó, se levantó, se tropezó, pedí disculpas por él, se metió a un jardín, miró por una ventana, le ladró un perro, salió corriendo, se hizo el loco, me señaló a una niñas, contamos los autos Volkswagen, etc.

A llegar al parque Elmito me sacó una cuadra de ventaja al correr por llegar cuanto antes, yo ya estaba cansado. En el parque se metió a la cama saltarina y saltó durante los 15 minutos (a los que tiene derecho por el boleto pagado), luego al tobogán gigante por 2 minutos (de los 15 que cubre el otro boleto pagado) y pidió bajarse. El cansancio ya estaba haciendo mella en Elmito.

Se bajó y fuimos, a su solicitud, a comprar agua y popcorn, nos sentamos en una banca, comimos y bebimos, luego me franqueé:

Elmo: Elmito, yo ya me cansé.
Elmito: Vamos a comer hamburguesas.
Elmo: ¿No te cansaste?
Elmito: Si.
Elmo: ¿Vamos a ir a comer hamburguesas?
Elmito: Mejor otro día.
Elmo: ¿Entonces, vamos a la casa?
Elmito: Si papá, vamos a la casa.

Al salir del parque compramos unos chocolates que comimos durante el trayecto y abordamos una combi rumbo a casa. Al llegar a casa le narré los hechos a mi esposa y me reclamó:

Elma: ¿Para qué lo llevas caminando?
Elmo: Él quiso ir caminando.
Elma: Ahora, en la noche no va a dormir tranquilo.
Elmo: ¿Y por qué no va a dormir?
Elma: Porque le va a dar calambres.

Y Elmito se durmió temprano y de corrido como nunca.

P.D. A mí tampoco me dieron calambres, pero si me duelen las rodillas hasta hoy. 

jueves, 14 de julio de 2016

MONÓLOGO 113

Macho que se respeta se mancha el pecho de la camisa al comer tallarines*.


* Tallarines = Spaghettis (Macho que se respeta le dice tallarines).

domingo, 26 de junio de 2016

MONÓLOGO 112

Macho que se respeta no odia, 

de frente se mecha.

sábado, 4 de junio de 2016

Voto en blanco, voto marica

Elección: Dícese de la opción que se toma entre varias.

Toda elección es controversial y polarizante, si no fuera así sería una decisión unánime y ya no una elección. En las elecciones hay que optar por alguna opción, hay que sopesar las alternativas, hay que ponderar lo conveniente para la causa que se persigue.

En las elecciones hay votos a favor, votos en contra, votos a ganador, votos por el mal menor, votos con la nariz tapada, votos reflexivos, votos críticos, votos nulos, votos viciados y votos en blanco.

Puedo entender el voto por el mal menor, ese que se da cuando los candidatos son malos y equivale a cuando de soltero tenía que elegir entre la camisa menos sucia para ponerme; asimismo entiendo el voto reflexivo para optar por una posición que no concuerda con la nuestra pero es absolutamente necesario. 

También entiendo el voto nulo o viciado, ese que sirve para expresar nuestra protesta por los pésimos candidatos (casi una constante en nuestra política) o la mala organización (como la de estas elecciones presidenciales), ese voto que significa “métanse las elecciones al poto”.


Insuperable y real logo de Alvaro Portales


Lo que nunca voy a entender es el voto en blanco, sinónimo de indecisión y de falta de compromiso, ese voto marica que se emite por cumplir o por no pagar una multa.

martes, 24 de mayo de 2016

¡MILAGRO!

Al llegar a la universidad me encontré con el chato Villegas que lucia una camisa nueva y como manda el protocolo le dije:

Elmo: ¡Bien chato!, mica nueva.
Chato Villegas: No sabes, ayer pase un rochezaso.
Elmo: ¿Qué pasó?
Chato Villegas: Estaba dictando una clase y en algún momento alzo el brazo para escribir en lo más alto de la pizarra y la camisa se me rompe por toda la espalda.
Elmo: Como al increíble Hulk.
Chato : Algo así ...
Elmo: Seguro era la camisa celeste.
Chato: Si...
Elmo: Esa camisa ya estaba pidiendo chepa.
Chato: No estaba tan vieja.
Elmo: Chato (mientras le agarraba de los hombros), entonces eso es un milagro (mirándolo fijamente), ¡CHATO ESTÁS CRECIENDO, ESTÁS CRECIENDO! (sacudiéndolo de los hombros).

El chato se mato de la risa.