lunes, 28 de julio de 2014

MONÓLOGO 87

Solo un mal nacido habla mal de su madre, su esposa o su patria. 

8 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

De acuerdo.

Gary Rivera dijo...

pero y si tiene razón???

Marcelo Gasan dijo...

ni de mi madre ni de mi esposa... pero a qué llamas Patria?

Francisco M. dijo...

Hola Elmo, respecto a su madre y esposa estoy de acuerdo. En cuanto a la patria en cierto modo sí y en otro no.

¿Cómo hablarías bien de un país en donde "obligan" a marcharse al extranjero a las personas más cualificadas por no haber trabajo para ellas y qué futuro crees que tendría ese país?

No se si me entiendes, aunque espero que sí.

Salu2,
Francisco M.

Luis Guadalupe dijo...

Hola Elmo. Al igual que Eduardo, ni con la madre ni con la esposa. Pero el concepto de patria es tan subjetivo, que puede interpretarse para la conveniencia de quien quiera. No es bueno hablar mal de tu país o de la tierra que te vio nacer, pero de los políticos que supuestamente representan a esa gente, que les suelten a los perros.

Un abrazo.

LUCHO

Elmo Nofeo dijo...

la MaLquEridA:
Es lo que caracteriza a este blog, todo es cierto.

Saludos.

Gary Rivera:
Un hombre siempre tiene que ser un caballero.

Saludos.

Marcelo Gasan:
Patria es el lugar al que perteneces por haber nacido allí o al que te liga razones culturales.

Un abrazo.

Francisco M:
Nadie te obliga a marcharte, si no estás conforme te organizas y luchas por cambiar las cosas que están mal. Hablando mal no logras nada.

Saludos.

Luis Guadalupe:
La patria es el lugar y como dice no es bueno hablar mal del lugar donde naciste.

Todos los políticos tienen doble nacionalidad, además de la de nacimiento, también son de mierdalandia.

Un abrazo.

Geraldine H. Gamarra dijo...

Yo opiiiiino...que puedo hablar mal de mi esposa, ya que jamás la tendré. Qué me pasa? Debe ser la hora y el sueño que está afectando a mi cerebro jeje.

Saludos :D

Daria dijo...

Un hombre no puede hablar mal de una mujer por más cierto que sea, eso lo hace ver mal a él, además de a ella (si es que fuese cierto). Y tampoco estoy de acuerdo con que las muejeres hablen con el hígado revuelto de un hombre que le ha hecho daño, a quien sea. Desquitarse con amigos muy cercanos contando los hechos, es una cosa, hablar con la rabia y todos los adjetivos habidos y por haber, a quien sea que te pregunte de esa persona, es otra cosa.

Saludotes