martes, 8 de marzo de 2016

No apto para "mujeres empoderadas"

Elma: Ese hombre me estresa.
Elmo: ¿Y yo que hago?
Elma: No entiendes, no lo soporto.
Elmo: Entonces, renuncia a ese trabajo y quédate en casa.
Elma: En primer lugar necesitamos ese ingreso, y segundo lugar, ya lo intentamos todo el año pasado y sabes que en casa me estreso más.
Elmo: ¿Y qué quieres que haga?
Elma: Tienes que hablar con él.
Elmo: ¿Y qué le voy a decir?
Elma: Solo dile que no me estrese.
Elmo: Ya, está bien, consígueme una cita con tu jefe.

Al día siguiente, antes de irme al trabajo, me reunía con el jefe de mi esposa para una charla de “hombre a hombre”, le explique el tratamiento en qué estábamos inmersos mi esposa y yo, las otras técnicas que habíamos probado, las probabilidades de éxito y el costo. Me prometió que haría todo lo posible para evitar estresar a mi esposa y que daría instrucciones a todo el personal para que nadie lo hiciera.
En la noche, de regreso a casa:

Elma: ¿Qué le dijiste a mi jefe?
Elmo: Lo que me pediste, que no te estresara.
Elma: Ahora me siento rara.
Elmo: ¿Por qué?
Elma: Porque hoy mi jefe no me ha pedido nada, ¡nadie me ha pedido nada!
Elmo: Si quieres vuelvo a hablar con él.
Elma: No te hagas el gracioso.

A los dos meses, mi esposa quedó embarazada y su jefe le facilitó una laptop con un módem inalámbrico para que pudiera trabajar desde casa.

Cuando nació Elmito renunció a su trabajo. Ahora el dinero alcanza con las justas pero las satisfacciones son mayores.

P.D. Mi solidaridad con Karen Schwarz ante los ataques de Peluchín que nunca entenderá estas cosas.

3 comentarios:

Gary Rivera dijo...

lo mejor de todo sin duda es tu Elmito!

Geraldine H. Gamarra dijo...

Qué le habrás dicho al jefe jaja

Elmo Nofeo dijo...

Gary Rivera:
En la actualidad, muchas entradas de este blog están relacionadas con Elmito,
pero sigue siendo mi blog.

Saludos.

Geraldine H. Gamarra:
Solo fue una conversación de hombre a hombre,
obviamente tengo el mejor concepto de su jefe.

Saludos.