jueves, 22 de noviembre de 2012

MONÓLOGO 44


Lo malo de las mujeres es que tampoco se puede vivir sin ellas.

sábado, 17 de noviembre de 2012

MONÓLOGO 43


Entender a las mujeres es imposible, por eso se inventó el sexo.

martes, 6 de noviembre de 2012

Ding dong, no son cosas del amor, es la partida de un grande

No soy fanático de La hora del lonchecito, pero en mi discoteca particular (léase los espacios correspondientes en una radiola de hace 40 años y un equipo de sonido de hace 30) aún conservo discos y cassetes de Heleno, Manolo Galván, Francis Cabrel, Jose Luis Perales, Leonardo Favio, Django, Gonzalo, Oscar Athie, Nino Bravo, Fernado Ubiergo, etc.

Conocí a Leonardo Favio de muy niño y empecé a escucharlo con frecuencia de adolescente con mis primeros enamoramientos, desde entonces cada cierto tiempo me dejo atrapar por sus letras y sus canciones.

Este blog tiene varias referencias a Leonardo Favio. Hace exactamente una semana posteaba acerca de él por lo que me ocurrió en la compañía; su interpretación de "La soledad", escrita por Spinetta, es insuperable y fue motivo de una reflexión acerca de la soledad posteada aquí.

Desde ahora cuando escuche Ding dong un Lunes, no son las cosas del amor, es la partida de un grande que se fue a cantar a dúo con Esthercita.

sábado, 3 de noviembre de 2012

Frases para un velorio

Como la mayoría de nosotros (por lo menos así lo creo), cuando un familiar, amigo o colega deja este mundo y se trata de acompañar en el dolor a sus deudos, trato de ser políticamente correcto sin mentir acerca de mis sentimientos.

No es una tarea fácil como lo pueden atestiguar algunos, pues no se trata de regalar abrazos como si se tratara de un reencuentro familiar ni de servir de paño de lágrimas ya que macho que se respeta no le aguanta las lágrimas a nadie, ni a sus amigos porque los hombres no lloran ni a las mujeres porque no es bueno verlas llorar.

Claro que con los años uno aprende a sortear estos momentos con prestancia por lo que me permito sugerirles algunas frases para tales circunstancias:

1.- Fulanito ya se encuentra al lado del señor. Dícese cuando en vida Fulanito era tan pero tan buena gente que pecaba de cojudo, por lo que no puede estar en otro lugar que no sea la diestra del señor para que lo siga protegiendo tal como lo hizo en vida (porque éstos se mueren por cualquier cojudez) y que nos sirva de intermediario cuando necesitemos algo del señor. 

2.- Dios sabe porque hace las cosas. En esta caso el difunto era un maldito, un desgraciado, todo lo contrario de Fulanito, capaz de vender a su propia madre, por lo que ni se menciona su nombre y solo se nombra a Dios; es una forma elegante de decir "bien merecido lo tenía" ya que es de mala educación hablar mal de los muertos. 

3.- Mi más sentido pésame. Dícese cuando el difunto se muere sin avisar y dejando impaga una gran deuda por lo que uno tiene que aprovechar la oportunidad para expresar su enorme pesar de haber confiado en semejante irresponsable que se muere sin avisar. 

4.- Lo siento mucho. Dícese cuando el finado partió de este mundo dejando en este valle de lágrimas a su viuda desconsolada y con todas sus ganas de amar. Esta situación amerita que la apetecible viuda reciba un abrazo con dos grados más de intensidad mientras que se le susurra al oído un "lo siento mucho" como quien pide permiso al difunto y que debe traducirse como un "lo siento mucho pero yo no soy de los deja que la comida desperdicie".